miércoles, 12 de junio de 2013

De fiesta en Mykonos

 Hola a todos

Os he prometido mil veces seguir contando mi viaje por Turquía y las Islas del Egeo y aquí estoy cumpliéndola aunque sea con mucho retraso. De hecho buscando veo que lo último que conté fue hace dos años (¡¡¡Comorrrr!!! que diría chiquito ¿¿¿¿Cómo es posible que haya pasado tanto tiempo???)... y entonces ya prometí seguir contandolo en breve. Pero bueno, como siempre digo, el blog es mío y escribo cuando y lo que quiero. Pues eso. En aquel post ya hice un breve resumen de lo que llevaba, pero lo repito por aquello del tiempo que ha pasado.

Decía que todo empezó con la idea de hacer un crucero aquel verano del 2006 que se complicó como explicaba en los prolegómenos del viaje. El caso es que al final nos fuimos para Estambul donde estuvimos un par de días (ver aquí y aquí), luego atravesamos media Turquía haciendo un circuito por la Capadocia con un estupendo viaje en globo incluido (por cierto, que hace poco se cayó uno más o menos como el que nosotros cogimos, uppps), luego regresar a Estambul para comenzar un crucero por el Egeo (que es donde me quedé), pasar cinco días a bordo visitando un montón de sitios y finalmente otra vez de vuelta a Estambul, una noche más allí y volver a casita... Casi nada. Por cierto, que ya habréis oido la que tiene liada en Turquía, que me recuerda a lo que pasó en Egipto y espero que acabe bien, porque esa ciudad es otra a la que tenemos mucho cariño mis papis y yo (incluso Sofía).


Bueno, el caso es que lo último que os conté fue nuestra parada en Éfeso-Kusadasi así que hoy sigo con el relato hablando de la parada que hicimos en Mikonos. Ésta es una isla que os sonará bastante porque es famosa. Está llena de playitas y casas de esas blancas, así que mi mami que conoce Ibiza (servidora no ;-( dice que se parece bastante. Otras de las cosas características de esta isla son unas iglesias muy pequeñitas y también blancas y los molinos que habéis visto en la foto del principio (que ya os enseñe aquí y que es superchula ¿no creéis?). Ah y también un pelícano que anda por las calles paseándonse tan pancho siendo el objetivo de todos los turistas. Buscando por Google he visto que se llama Petros y si queréis aquí cuenta su historia.

Pues bien, nuestra visita a la isla consistió en pasear un poco por la capital y luego irnos a una playa a otra parte de la isla a pasar el día (creo que fue la escala más larga que hicimos). Hay varias playas famosas y nos fuimos a una chula y tranquilita. Allí estuvimos la mayor parte del día y luego, con un barco, nos fuimos a otra que si no recuerdo mal se llamaba Playa Paradise y básicamente era una discoteca en la playa, osea una zona de marcha para jóvencitos. Allí estuvimos un rato sólo porque la gente estaba bastante desfasada (y eso que era tempranito que a las tantas de la mañana no te digo nada...), y la anécdota estuvo en la foto que os pongo abajo. Si os fijáis, entre las chicas que bailan arriba hay una con gafas (la de la izquierda) que no tiene pinta de ser muy joven. La cuestión es que era una ¿señora? (lo pongo entre interrogaciones porque no sé cómo llamarla ;-) que venía con nosotros y que tan pancha al llegar a la playa se subió al escenario a bailar con las jovencitas. Nada que objetar, of course, lo que pasa es que la mujer era bastante particular, y ella y su marido se nos pegaron como lapas (a nosotros y unas amigas de Barcelona) durante el viaje y no había manera de separarse de ellos. En fin, fue divertido que es lo que importa.


Y nada, no os puedo contar mucho más de Mykonos (tampoco me acuerdo mucho, para que os voy a engañar ;-), sólo que nos gustó mucho y que sería una genial idea volver allí a pasar unas vacaciones, seguramente combinándolo con alguna otra isla de las que conocimos y de la que os hablaré, espero, en breve. Así que nada, besitos de peluche para todos y gracias por pasaros.
Molly
PD: Por cierto, en breve espero contaros interesantes noticias :-)
PDPD: Para seguir el relato de este viaje directamente pincha aquí.