domingo, 8 de septiembre de 2013

Los del COI nos tienen manía


Pues sí, anoche una servidora estaba allí, en la Puerta de Alcalá. Mejor dicho, en la Cibeles que es hasta donde pudimos llegar (en la foto podéis ver el palacio de Correos a la derecha y a la izquierda, al fondo del todo a la altura de mi oreja, unas luces rojas y verdes que son la Puerta de Alcalá). Nos fuimos toda la familia algo tarde ya que se supone que íbamos a estar allí hasta las diez y pico por lo menos, y al rato de llegar nos llevamos el chasco. 

Pero os cuento cómo fue, porque tuvo miga. Resulta que al decir el presi del COI que había un empate con Estambul, la gente aplaudió algo eufórica, pensando que habíamos evitado a Tokyo, que sin duda era la gran rival. Pero mi padre (y muchos más, claro) dijo "no puede ser, habrá un empate pero por la cola, porque si no no volverían a votar hasta las diez..." Y efectivamente, en un momento escuchábamos eso de que Madrid había sido eliminada (lógico porque los que votaron a Tokyo preferían a Estambul como rival) y nos quedamos a cuadros. La gente que llenaba la calle de Alcalá desde la Puerta hasta casi la Gran Vía se dio la vuelta y para casa. Se acabó la fiesta. Y es curioso porque, aunque todo el mundo iba con unas caras muy largas, apenas vimos gente llorando, yo creo que porque a todos nos pasó que en vez de tristeza lo que sentimos fue rabia e indignación.

Rabia porque después de presentarnos tres veces, de tener el 80% construido y el 90% de apoyo popular, y un proyecto económico austero para evitar la crisis, nos tumban a las primeras de cambio y nos dan los mismos votos que Estambul, ciudad que adoro pero que presentaba un proyecto mucho peor al nuestro.  Así que nuestra conclusión (la de mi padre y la mía) es que los miembros del COI nos tienen manía. Será porque en los últimos años España lo ha ganado todo en el deporte (fútbol, tenis, F-1, ciclismo, baloncesto...) y están de nosotros hasta las narices. O será porque creen que somos un país de chapuceros y aprovechados (que tienen su parte de razón, eso está claro) y no somos de fiar... El caso es que nos tienen manía y no nos van a dar unos Juegos Olímpicos ni aunque nombren a un Papa que sea español y antes que cura fuera saltador de vallas.

La verdad es que todo lo que se ha dicho en contra de los Juegos en Madrid tenía mucha razón. Que si no estamos para gastos y que iban a ser unos Juegos para que se aprovecharan los de siempre... Y encima un triunfo de unos políticos que son básicamente unos impresentables... Hablo sobre todo de Gallardón y Ana Botella (que son los alcaldes recientes de Madrid)... No hay más que ver la sonrisa falsa de la alcaldesa en los discursos que se dieron cuando ya se sabía que estábamos fuera. Todos con cara de estar en un funeral y la tía riéndose... Seguro que pensando, "os vais a cagar los deportistas. Si ya os hemos pegado un subidón a los precios para usar las instalaciones deportivas ahora sin Olimpiadas lo vais a tener claro para hacer deporte..."

Lo que pasa es que mientras haya campo para correr y un descampado en el que poner dos piedras para hacer una portería, los madrileños y los españoles en general, seguirán haciendo deporte y amando el deporte (qué bonito me ha quedado esto para ser una simple oveja de peluche ;-). Y por eso mismo mi padre y yo estábamos ilusionados con que nos dieran los Juegos porque, aunque en la elección pesen más cuestiones políticas y económicas (sobre todo esta vez), en el fondo estamos hablando de deporte, y en eso nadie nos gana. 
  
Así que nada, felicitar a los japos (ya se sabe, hay que saber ganar y saber...) por la elección y esperar que hagan unos buenos juegos. La verdad es que quizá estábamos muy centrados mirándonos el ombligo (bueno, yo no, que no tengo ;-) y no vimos (ojo, ni nos enseñaron) el proyecto de Tokyo que también tenía construído un montón de cosas y encima tienen pasta porque allí la crisis no les ha afectado casi (porque son gente seria, es cierto). Será divertido en 2020 ver a los voluntarios olímpicos y a los atletas japoneses con dos cabezas o el cuerpo fosforito por la radiación de Fukushima.... Vale, soy mala, pero es que ya sabéis que aunque de peluche tengo muy mala leche y ahora mismo como me encontrara con un miembro del COI de esos se iba a enterar de lo que vale un peine ¡panda de cabr...."

Besos de peluche para todos (salvo que seas japonés o miembro del COI ;-)