miércoles, 4 de mayo de 2011

Reflexiones de una pequeña gran madridista

Hola a todos
 

Hasta ahora no he querido hablar de ello, entre otras cosas porque los dos primeros partidos me pillaron en New York y casi ni me enteré, pero no podía dejar de hablar de los cuatro Madrid-Barça que acabaron ayer, con no demasiada fortuna para mi querido Real Madrid. Como ya sabréis (aquí lo confesé), soy blanca de corazón, como toda mi familia, y por eso he vivido intensamente este cuadruple duelo, aunque ya digo que me perdiera en directo los dos primeros partidos. Eso sí, me enteré de la victoria en la Copa en una plaza que no era la Cibeles pero no está nada mal: Times Square, y un rato después, junto a mi padre, canté un tímido (que no es como si hubieran ganado los yankees ;-) ¡Campeones, campeones! desde lo más alto de la gran manzana, en el Empire State Building... ¿Chulo, no? :-)

Pero bueno, yo quería opinar sobre los útlimos duelos Madrid-Barça ayudada, eso sí, por mi padre que sabe mucho más que yo de esto. Primero que nada felicitar al Barça, y desearles suerte para la final ya que al fin y al cabo (y aunque a algunos les pese) es un equipo español y entre sus seguidores hay muchos amigos como ya he contado varias veces. Por lo demás decir que es una pena que haya necesitado de la ayuda de los árbitros... 

Sí, no os escandalicéis, sin esa ayudita probablemente también habríais pasado a la final, porque no cabe duda que el Barça lleva unos años siendo un equipazo, el mejor equipo del mundo en estos momentos, aunque a una madridista le duela decirlo. Y como ya conté también desearles que lo disfruten con humildad, porque probablemente estén viviendo la mejor época de la historia de su equipo pero, claro está, eso no durará siempre (esperemos... ufffff). Pensemos que el Madrid fue el mejor equipo del S.XX y que aún queda mucho tiempo para serlo también del S.XXI y nosotros no veremos quién lo consigue...

Y por supuesto tengo que hablar del Madrid, de mi Madrid. Como cuenta mi padre, "soy madridista porque no tuve elección ya que toda mi familia lo era y yo no iba a traicionarles, pero cuando tuve capacidad de pensar por mí mismo no quise cambiarme porque estaba orgulloso de ser del mejor equipo del mundo, con una larga historia de victorias pero, sobre todo, con unos valores de respeto al rival, juego limpio y gusto por el fútbol sobre todas las cosas".

Mi papi y yo estamos de acuerdo en que eso explica que los entrenadores duren tan poco en el Madrid: En cuanto el equipo juega mal se le echa. No es que sea una cosa de alabar, pero así es, incluso aunque muchas veces nos haya perjudicado (¿en qué equipo han echado al entrenador a pesar de ganar la Liga...? ¡En el Madrid! Eso no pasa en ningún otro club!!!). Pero en los últimos tiempos, incluso antes de que el Barça despuntara como ahora, las cosas se están haciendo especialmente mal y el Madrid está perdiendo parte de eso que todos le reconocen: El señorío. 

La rivalidad con el mejor Barça de todos los tiempos debería haber hecho entender que los fichajes estrella no son incompatibles con la cantera y que hay que cuidar ésta como a un tesoro (¿Sr Florentino, me escucha? sólo soy una pequeña oveja de peluche pero creo que reflejo el sentimiento de miles de madridistas...), y con tanta urgencia de títulos resulta que hemos llegado a una situación en la que se ha recurrido a un entrenador que en otras circunstancias nunca hubiera llegado al Madrid. No es que Mourinho no me parezca inteligente (lo es y mucho), ni buen entrenador (que también lo es), pero no creo que sea el mejor para el Madrid y me parece que tiene que cambiar mucho para serlo, empezando por dejar a un lado tanta polémica. Sr Mourinho, el Madrid es diferente, le pese a quien le pese, pero ante todo tiene una historia y unos valores que defender.

Y en cuanto a los últimos partidos con el Barça, me dio un poco de verguenza ver al Madrid en la ida de la Champions...¡Señores que estamos en nuestro campo jugando para pasar a la final de la Copa de Europa! Si salimos a dejarle el balón al Barça buscando el 0-0 y jugando al contragolpe lo que estamos haciendo es corromper los valores del Madrid. Prefiero, como decía este bloguero, salir a jugar al fútbol (que de eso se trata) y, si el rival es mejor, que te metan cinco pero salir con la cabeza bien alta. Felicitas al rival por haber sido mejor, te cabreas por haber perdido pero te queda el orgullo de haber peleado con honor, el saber que si te han vencido es porque han sido mejores y la idea de que el año que viene habrá que esforzarse por que los mejores seamos nosotros. Eso es saber perder y ese es uno de los valores que siempre ha defendido el Madrid.

Un poco de eso es lo que pasó ayer en el partido donde los jugadores del Madrid al menos sí salieron a dar la cara por lo cual hay que felicitarles, aunque no jugar la final haya sido un varapalo y la Liga sea casi un imposible. Y dicho todo esto, recordar que esto es un juego, que no merece la pena tomárselo tan en serio porque, aunque es cierto que es un juego en el que se mueven millones, a nosotros ni nos va a dar de comer ni nos lo va a quitar...

Y nada que besos de peluche para todos y ¡¡¡Hala Madrid!!!