viernes, 9 de julio de 2010

El año que fuimos campeones del mundo


No, no hablo de este 2010, aunque ojalá finalmente sea así recordado (en cuanto a deportes, claro). Hablo del año 2006, cuando nuestros chicos de la selección se proclamaron Campeones del Mundo de… Ba-lon-ces-to. Teniendo en cuenta que hablamos de un deporte en el que los americanos solían estar a años luz del resto, la cosa no era precisamente fácil así que aquello fue una hazaña. La foto que os he puesto al lado es de la celebración de nuestros ‘Golden Boys’ (que así los llamaron), en la plaza de Colón en Madrid y donde yo no estuve pero sí mi padre y mi tio Hugo (que se colaron como periodistas, aunque en realidad ambos lo sean), grandes aficionados al deporte en general y especialmente al baloncesto y, cómo no, sufridores de la selección... como su padre, su tío Andrés y miles, quizá millones, de aficionados españoles... Aquello fue muy grande para todos los seguidores del basket en España pero poca cosa para el país en general y, desde luego, aquella victoria en Japón no tuvo ni una mínima parte de la repercusión que puede tener si ganamos este domingo.

La cuestión es que, después de esto y teniendo en cuenta las hazañas de Fernando Alonso, Induraín y Contador, Rafa Nadal y tantos otros, sólo nos falta una cosita… Podemos decir con orgullo que el deporte español es la envidia del mundo entero pero nos falta quizá lo más importante por aquello de que el fútbol es el deporte Rey… Una cosita que está al alcance de nuestra mano…

Cuando empezó el Mundial ya os dije que era nuestra oportunidad, después de quitarnos los complejos ganando la Eurocopa. Y aún así, ha sido duro y complicado tras el tropiezo ante Suiza; sin embargo, hemos ido de menos a más y tras la gran victoria ante Alemania estamos donde nunca antes, en la final, y con todo el planeta futbolístico alabando nuestro juego. Mi papi me cuenta que recuerda a su hermano (el tío Hugo, que al final ha acabado como periodista deportivo, como estaba cantado) y él preguntándose ¿algún día veremos a la selección levantar ese trofeo?

Y ojalá que así sea este domingo, ojalá seamos campeones del mundo de fútbol y nos quitemos de encima por fin las frustraciones de tantos y tantos años… Dejar de lado definitivamente los penaltis fallados por Eloy o Raúl, las cantadas de Arconada y Zubizarreta, el gol fallado por Cardeñosa, los muchos fallados por Salinas, el gol fantasma de Michel, el codazo de Tassoti a Luis Enrique y tantas y tantas desgracias (Hugo se acuerda mucho mejor que yo que para eso tiene una memoria incréible, pero aquí tenéis un vídeo que merece la pena ver) que hicieron que nuestra selección nunca llegara a nada. Es el momento de ser campeones del mundo y para ello tenemos una oportunidad histórica… y la bendición de Paul, el pulpo que tan famoso se ha hecho. Paul ha dicho que ganamos así que, si acierta, se merece que nos lo traigamos para España y que el 11 de julio se declare fiesta nacional (como dice la campaña de una cerveza) y se prohiba comer pulpo a todos los españoles. Vale, sólo es un pulpo pero te recuerdo que estás leyendo un blog escrito por una oveja de peluche ;-)
¡¡¡Podemos!!! ¡¡¡A por ellos!!! ¡¡¡España!!!